La Cueva de los Tayos


Juan Moricz, un nacionalizado argentino por residencia y nacido en Hungría, fue el descubridor de unas extensas cuevas subterráneas en Ecuador con más de 200 metros de profundidad en el año 1969. Sin embargo, no eran unas cuevas comunes.

¿Quién las construyó?, seguramente fue la primera pregunta de Moricz, ya que aseguraba que esas cuevas no eran de origen natural; salas parecidas a refugios antiaéreos, radiaciones de origen desconocido, extravagante colección de obras con simbolismos jamás antes vistos, fueron algunos de los descubrimientos de Moricz.La Cueva de los Tayos

(fig. 01 – Si la naturaleza hizo estos túneles subterraneos, entonces también hizo las piramides…)

Poco se sabe de este tema, pero mucho se especula acerca del mismo. Una cuestión importante es: ¿por qué las visitó el astronauta Neil Armstrong?, pero más importante aún: ¿en realidad las visitó?

Y he aquí la incógnita más grande: ¿Las cuevas fueron construidas por seres extraterrestres?

En un relato que nos brinda en famoso escritor suizo Erich Von Däniken en su libro El oro de los dioses se puede leer el siguiente extracto:

En una época desconocida, y en una lejana galaxia (lo se, suena a Star Wars de George Lucas, sin embargo el libro fue publicado en 1974 y Star Wars en 1977), inteligencias semejantes a las humanas habrían librado una gran batalla.

Los vencidos en aquella batalla huyeron en una nave espacial. Para despistar a sus enemigos, no aterrizaron en un planeta de condiciones óptimas, sino en otro menos adecuado donde hubieron de llevar casco y aparatos de oxígeno durante algún tiempo.

Para protegerse, excavaron los grandes laberintos subterráneos, y además colocaron en otro planeta, el quinto del sistema solar, falsas instalaciones y emisoras. Los enemigos cayeron en la trampa y destruyeron brutalmente todo el planeta, cuyos restos son los asteroides que ahora vemos. Creyendo aniquilados a los vendidos, los vencedores regresaron a su galaxia.

Los vencidos habitaron en la tierra y dejaron aquí los restos de sus gigantescas obras…

En ese relato se puede entender que Von Däniken creía y aseguraba que las cuevas habían sido construidas por seres extraterrestres hace millones de años.

Un detalle que me llamó la atención fue lo del quinto planeta del sistema solar; se menciona que los “vencidos” colocaron falsas instalaciones y emisoras y que los “vencedores” destruyeron dicho planeta. Es decir, el cinturón de asteroides que esta próximo de Marte, ¡era un planeta!

– ¿QUÉ HABÍA EN LAS CUEVAS?

Según la escritura legalizada que Juan Moricz depositó en la notaría del doctor Gustavo Falconi, en la cual se autoproclamaba descubridor de las cuevas, describió algunos de los objetos que había en las cuevas:

Los objetos por mí encontrados presentan las siguientes características:

1)      Objetos de piedra y metal de distintos tamaños y colores.
2)      Láminas de metal grabadas con signos y escrituras. Se trata aquí de una verdadera biblioteca metálica que podría caso contener un extracto de la historia de la humanidad, como asimismo revelar el origen del hombre o dar noticias de una civilización extinguida.

Esta acta notarial fue registrada el día 21 de julio de 1969 y creo que no hay más que decir acerca de éste punto más que detalles de los objetos.

Plancha metálica

(fig. 02 – Supuesto alfabeto en una plancha metálica )

– PADRE CARLOS CRESPI

Se dice que los indios que custodiaban las cuevas (presuntamente los verdaderos descubridores de las cuevas), durante mucho tiempo le llevaban objetos de oro, plata y piedra al padre de la iglesia María Auxiliadora de Cuenca, Carlos Crespi.

Entre aquellos objetos que fueron guardados por el padre se encontraban láminas de metal en las cuales, según Juan Moricz, se encontraba registrada la historia de la humanidad de los últimos 250,000 años.

Muchas de las piezas de colección del padre Crespi más tarde fueron robadas lo que hizo muy difícil asegurar el origen de los objetos ya que el padre murió en el año de 1982.  Ese continúa siendo un enigma hasta nuestros días.

Carlos Crespi

(fig. 03 – Padre Carlos Crespi)

– EXPEDICIONES EN LA CUEVAS

En julio de 1976 se llevó a cabo una expedición Ecuatoriano-Británica en la que supuestamente participó el astronauta estadounidense Neil Armstrong. Las investigaciones, cuyo objetivo era el de desarrollar experimentos geológicos y biológicos, duraron 35 días.

El resultado de la expedición fue que “la Cueva de los Tayos no tenía origen artificial, y que no existían indicios de trabajo humano”. Pero he ahí un detalle, se habla de trabajo humano solamente…

En relatos de algunas personas que supuestamente accedieron a las cuevas, incluido el mismo Moricz, se habla de descripciones como la siguiente: “Algunas galerías son estrechas; otras, anchas; las superficies a escuadra; paredes lisas, a menudo como pulidas; los techo planos y como vidriados, no se trata por supuesto de vías naturales”.

En una entrevista que se le realizó a Neil Armstrong al salir de las cuevas dijo: ¡que su visita al mundo subterráneo superó su experiencia en la Luna! Sin embargo, cuando se le preguntó a la NASA acerca de lo sucedido con su astronauta, la agencia respondió que eso jamás sucedió.

Neil Armstrong

(fig. 04 – Neil Armstrong dentro de la Cueva de los Tayos)

Todavía se puede hablar mucho más del tema, pero es mejor hablarlo próximamente dentro de otros temas…



Si la naturaleza hizo estos túneles subterraneos, entonces también hizo las piramides…
Anuncios

Acerca de Diego Márquez
Estudiante de Administración y Finanzas UP, amante de la música y preocupado por los problemas de México.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: